CRÓNICA ENTREMORROS SUR- SC Herranz

12/12/2018

ENTREMORROS SUR

ORGANIZACIÓN: SC HERRANZ

Localidad: Alocén-Guadalajara

Fecha: 8-12-2018

P: 70

RH: 14 (en 5 sueltas)

Cupo: Libre J

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas: 400 aprox.

Resultado: 

J: 18

Faltaron algunos cochin

Había designado Alberto Herranz el día de la Inmaculada para cazar la mancha de Entremorros Sur. Por ello citaba a sus monteros a las 9 de la mañana del mentado día, en la plaza Mayor del alcarreño municipio de Auñón.

Allí en el salón municipal de la localidad, se pasó a degustar el almuerzo previo a la jornada y cada montero iba sacando su puesto al acercarse a la mesa del sorteo. En el exterior, preocupaba la niebla, que se agarraba en las costeras del embalse de Entrepeñas. Este hecho provocó que se demorara la salida de las armadas que se habían dispuesto en el monte de pinos, quejigos y enebros a cazar.

La niebla hizo que las traviesas no fueran saliendo de Auñón hasta pasadas holgadamente las 11 de la mañana. Aun así, antes del mediodía todos los monteros ocupaban sus puertas y esperaban atentos la entrada de algún cochino en su tiradero. Había esperanza en pasar una gran jornada, pues este monte avalaba con sus resultados anteriores, que aquello podía resultar entretenido. Además, de camino a los puestos se veían muchísimos rastros. El monte estaba hozado, se veían muchísimas huellas, y muchos árboles se veían pelados al haberse usado como rascadero por los marranos.

Sin embargo, aquello no arrancaba. El silencio era la nota reinante en todos los rincones de la mancha. Las cinco sueltas, que también se habían demorado por la falta de visibilidad generada por la niebla, no provocaron tampoco que rompieran los rifles la quietud y tranquilidad del campo. Los cochinos, simplemente no estaban.

No fue hasta pasado un buen rato tras las sueltas, cuando al fin, los perros dieron con los primeros jabalíes. Las pocas detonaciones sueltas que se habían escuchado antes, se vieron acompañadas entonces, por momentos en que los tiros sonaban a la vez en varias posturas distintas. Las primeras ladras, animaban la situación, pero aún con todo, aquello no era lo que se esperaba; sobre todo tras ver la cantidad de rastros que había en la mancha.

Fueron la traviesa de la Solana, la del Cortafuegos y los cierres más bajos, los lugares donde más monteros tuvieron la suerte de jugar algún lance. En el resto de puertas, tranquilidad, solo rota por las carreras de algunos corzos y el vuelo precipitado de muchas torcaces y algunos zorzales.

Tras el choque de las rehalas en el centro del acotado, la vuelta de los perros a los camiones fue rápida, y a eso de las tres y media de la tarde, se comenzaron a quitar las primeras armadas. Era el momento en el que los más afortunados chequearon el monte, cobrando algún cochino o buscando algún rastro que delatara una pista de sangre que seguir.

De nuevo, reunión en el salón municipal de Auñón, para degustar un estofado y pollo al ajillo. Lo más comentado entonces, era la falta de cochinos sobre todo teniendo en cuenta la apariencia que tenía la mancha, pues viendo rastros, prometía resultar muy divertida. Así es la caza en abierto.

La organización que es joven, a pesar de todo, mantiene la ilusión para siguientes citas, pues desde luego por trabajo y dedicación, no va a ser. Suerte, y a seguir trabajando. En Entremorros, aunque faltaron cochinos, quedaron patentes grandes detalles.

F. Javier L. M.

Fotos: autor y SC Herranz

 

 

 

 

También te puede interesar…

0 comentarios