Los furtivos reaparecen y cargan de nuevo contra las cabras de la sierra de Gredos

18/02/2015

 

16/02/2015 | Diario de Ávila | Isabel Camarero

Hace escasas semanas se publicaba la convocatoria para la tradicional subasta de machos de cabra montés en Gredos: será el 7 de marzo en Hoyos del Espino y para la ocasión salen a la palestra 90 ejemplares.

Son los que entran en subasta, aunque el Plan de Caza 2015/2016 es más amplio ya que consta de 200 machos. Aún así cabe preguntarse si ha pasado algo para que tanto la subasta como el plan hayan ido a la baja respecto al año anterior y lo cierto es que razones hay. Una muy concreta: «El furtivismo está detrás del descenso», lo afirma Manuel Díez, el jefe de la sección de Protección de la Naturaleza del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Castilla y León en Ávila.


La reducción pasa por 15 ejemplares menos en la subasta ya que el año anterior llegaron a ella 105 machos, «también es cierto –matiza– que allí no están todos los ejemplares cazables que están marcados en el plan de caza de este año y que son 200». En cualquier caso en el plan anterior eran 210 con lo que también ha ido en descenso y por el mismo motivo: el furtivismo.


Díez explica que ha habido un antes y un después de la ‘Operación Almanzor’. Una macrooperación enmarcada en los años 2008/2009 y que acabó con las ‘hazañas’ de varios furtivos y con la detención en su día de casi 48 personas (entre clientes y furtivos).Eso sí aún está pendiente de juicio porque este se aplazó el 29 de septiembre del año pasado para dar tiempo a dilucidar si las escuchas practicadas al amparo de la investigación eran o no legales.


Aquella detención masiva no es que alejara a los furtivos exactamente porque ellos seguían «latentes» pero sí alejó a sus clientes que dejaron de hacer encargos. Por así decirlo «la operación les disuadió», afirma Díez pero ahora ha pasado el tiempo y los encargos han vuelto y con ello la pérdida de animales. «Hemos encontrado en torno a una docena de animales víctimas del furtivismo y lo cierto es que nunca son todos los que realmente han caído a manos de esta gente: «porque si hemos encontrado 12 cadáveres lo normal por lo que nos dice la experiencia es que sean alrededor de 25».

Evidentemente la pérdida es tremenda, no sólo porque haya menos ejemplares cazables sino por la disminución de la población de ellos en Gredos. Por lo general los furtivos van a por los ejemplares con mayores trofeos, los más grandes, pero también caen otros que no lo son tanto y también se deniega la posibilidad de hacerse grandes ejemplares con lo que perjudicarían y de hecho perjudicarán al plan de caza de varios años.

También te puede interesar…

0 comentarios