Los cazadores se rebelan: «No entiendo que quieran humanizar a los perros»

08/08/2022

Los amantes de la caza reniegan de la prohibición de la cría y del collar de adiestramiento en perros y defienden su derecho a «adiestrar y educar al perro».

Califican la ley como «una decisión nefasta».

«Es una decisión nefasta, un ataque directo al sector de la caza y un engaño por parte del gobierno porque nos había prometido una cosa y ahora sale con otra». Es la denuncia de Valentín Morán, presidente de la Federación Asturiana de Caza, quien no duda en calificar la recién aprobada ley de bienestar animal de «atropello y despropósito». Después de que, en un principio, los perros de caza pudieran quedar excluidos de la nueva normativa, finalmente todo indica que no será así.

En su lugar, el texto contempla que todos los canes estén registrados y vinculados a la licencia de caza, y, además, la cría estará prohibida para todos excepto para criadores profesionales y registrados. «Es un punto muy polémico porque ya tenemos a nuestros perros con raza contrastada. Es un problema no poder criarlos y tener que depender de criadores sin conocer las garantías del animal, no saber si sirve para el objetivo al que lo quieres dedicar», explica Morán.

La ley también alude a la prohibición del uso de collares educativos, algo con lo que tampoco está de acuerdo el sector de la caza, que considera que son una herramienta más para «adiestrar y educar al perro. Hay que saber usarlos y eso es responsabilidad de cada dueño», afirman desde la Federación.

Objetivo principal de la ley.

El principal objetivo que persigue esta ley es acabar con el maltrato, abandono y sacrificio de los animales, «priorizando su bienestar», sin embargo, es un término que genera dudas a representantes del sector. «No entiendo a qué se refieren con eso, no entiendo que quieran humanizar a los animales. No hay duda de que estamos en contra del maltrato animal, pero hay que saber la definición de a qué llamamos maltrato. En la ley no queda claro, a mi entender son propuestas absurdas que nada tienen que ver con el bienestar de los animales; en concreto, de los perros, que es lo que más nos incumbe al sector de la caza. Es un sinsentido», afirma Morán.

Ven un absurdo humanizar a los animales.

Se trata, por tanto, de otra de las discrepancias que manifiesta la Federación, que considera que «la forma de proteger a los animales es sabiendo lo que son y conociendo sus necesidades, pero no humanizándolos. Es absurdo totalmente. Los que criamos animales toda la vida, que vivimos en el entorno rural, entendemos que eso no es así. Creemos que hay que regular la tenencia de animales, pero sin extremos ni absurdos», agrega.

Aparte de regular la cría, la normativa obliga a esterilizar a los perros cuando no permanezcan en el interior de las viviendas o si no se puede evitar que estén en contacto con otros perros de distinto sexo. «Nos parece un despropósito lo de la esterilización como el resto de los requisitos. Es una ley que tendría que ser anulada de por sí y hacer otra con una base distinta. Respaldamos el bienestar animal pero la cantidad de tonterías que incluye la ley nos hace estar totalmente en contra de ella», cuenta Morán.

Repercusiones negativas para Asturias.

El valor económico que el sector cinegético supone para Asturias es otro de los puntos que reivindican desde la Federación y consideran que la nueva ley solo supone «palos en las ruedas» para su labor.

«Es una cantidad económica importante la que aporta nuestro ámbito. Y eso que en Asturias no se está explotando tanto como en otras autonomías que sí lo valoran. Es un factor clave, aparte de la orografía de Asturias, su atractivo a nivel paisajístico también hace de este entorno un atractivo turístico y, por tanto, económico. Pero esta ley va a deteriorar su valor en gran medida. Siempre dicen que van a proteger el mundo rural y luego no es así», lamenta Morán.

Sobre la repercusión que esta medida tendrá sobre el campo asturiano, desde la Federación lo tienen claro. «Por supuesto va a perjudicar. Hablas con políticos y prometen que van a proteger el campo, ¿cómo?. El campo se protege dejándonos en paz de una vez. Si un ganadero no tiene a su perro auxiliar, perros de tarea, para el ganado, es imposible. Y a los perros de caza, flaco favor les va a hacer porque va a desaparecer el 90% tanto de perros de caza como de auxiliares porque es imposible tenerlos en las condiciones que determina la ley», estima.

Asaja se une a las críticas.

A este respecto también se ha manifestado el sindicato agrario Asaja, una de las principales asociaciones del país, también con presencia en Asturias, quien ha criticado al Gobierno por cometer una «nueva agresión» realizada de forma «arbitraria» contra el mundo rural al aprobar y enviar al Congreso de los Diputados un proyecto de ley de protección, derechos y bienestar animal que no tiene en cuenta sus reivindicaciones.

Además, aseguran que han sido ignorados en esta decisión, que consideran que se ha adoptado de forma «arbitraria» y de espaldas a los «verdaderos» conservadores de medio rural, y considera que es una muestra más del «desprecio» con el que Gobierno trata a agricultores, ganaderos, cazadores y habitantes del medio rural.

El sindicato también incidió en que hizo llegar un documento de alegaciones al anteproyecto de ley en las que argumentaba que la norma interfería en la «legítima actividad» de los ganaderos y animales de trabajo, ya que, según explican, es «importante» diferenciar entre animales de trabajo (mastines de protección del ganado, perros pastores, bodegueros) y animales de compañía.

Por todo ello, Asaja afirmó tener motivos para oponerse a las obligaciones y prohibiciones que contempla la ley y pidió un trato diferenciado en virtud de estas premisas. Asimismo, añade que junto con las federaciones de caza y fundaciones como Artemisan reclamaron que se excluyera del proyecto legislativo a los animales auxiliares de caza, y aunque en un primer momento existió ese compromiso por parte del partido de Gobierno, finalmente tampoco ha sido así.

Lamentos en el sindicato agrario tras la aprobación de la ley.

Estos desencuentros con el Gobierno han llevado al sindicato agrario a lamentar que se haya aprobado una ley «discutida y rechazada por buena parte» de la sociedad y de las comunidades autónomas que «tampoco» comparten esta forma de legislar que atiende más a «criterios ideológicos ligados al animalismo que al sentido común».

También en el Gobierno y la Administración autonómica pone sus ojos el mundo de la caza, desde donde afirman que el Principado ignora sus peticiones a pesar de conocer la situación del sector. «Cuando vamos a reuniones y foros todo el mundo dice que nos apoya, pero luego no encontramos más que trabas. En Asturias, en cuanto a la caza no sentimos el apoyo que nos gustaría. La forma de ayudarnos es impidiendo esta serie de barbaridades. Estamos con el lobo, con la ley de bienestar animal, estamos con miles de cosas que no son un apoyo y nos dificultan mucho todo», cuenta Valentín Morán.

La famosa frase de «el perro es el mejor amigo del hombre» adquiere en el mundo cinegético un significado «superior», pues según cuenta el presidente de la Federación asturiana de caza «el perro es el principal compañero del cazador, es su auxiliar. Es un binomio fundamental para la caza menor, si no es inviable. Puede haber algún tipo de caza que no lo utilice, pero en el 90% de las modalidades se necesita. Yo no entiendo la caza de otra manera, sin perro a lo mejor no voy al monte. Tengo perros de rastro de jabalí y nada más me oyen llegar con el remolque se vuelven locos porque van a hacer su trabajo. Son perros que, con dos meses, ya están con el hocico pegado al suelo porque es su instinto. Los perros son felices en el monte haciendo eso porque es para lo que nacieron», asegura Morán.

Medidas que acabarán con la caza.

Si el perro condiciona en gran medida la actividad cinegética, desde el sector consideran que, de poner «tantos obstáculos acabará eliminando muchas modalidades de caza. Salgo a cazar por mí y por los perros. Llevo desde los 12 años en este mundo, cuando empecé a acompañar a los cazadores al monte, en cuanto pude tener licencia y permiso de armas la saqué y hasta hoy, que tengo 61 años y nunca había visto un escenario parecido. Creo que el objetivo es acabar con la caza. Pero se olvidan de que la caza es necesaria, hablando de caza mayor y de la densidad aquí en Asturias de lobo. Al final tendrán que pagar a gente cuando aquí lo estamos haciendo nosotros mismos. La visión política que tienen algunos es completamente errónea y va a producir el efecto contrario», advierte el representante del sector en la región.

En cuanto a regalar o vender un perro de caza a personas que no figuren en el Registro de Criadores, con la nueva ley podrá hacerse pero con el can esterilizado o con el compromiso de que será esterilizado en un periodo máximo de tres meses si es adulto o antes de serlo si es un cachorro.

A este respecto, los cazadores cuentan que «reducirlo todo a criadores lo convierte todo en un comercio. Hasta ahora, todo el mundo criaba perros y tenía sus razas seleccionadas en función del uso al que lo iba a destinar. Lo que proponen ahora solo fomenta el comercio para que se lucren cuatro y, luego, lo de la cesión no lo entiendo. Siempre se regala un perro a un amigo y así no se favorece el negocio para que se aprovechen otros y, además, sin garantías de que el perro vaya a cumplir con los objetivos marcados».

El mundo de la caza se siente engañado.

Por su parte, el mundo de la caza manifiesta sentir una impresión común. «Tenemos claro que nos sentimos engañados porque en una reunión con dirigentes del PSOE a nivel nacional se nos prometió algo que no se está cumpliendo, así que, en posteriores reuniones, determinaremos las acciones a emprender. Exigimos en su lugar la retirada de la ley totalmente, ya que nació con una serie de prejuicios y no nos vale. Carece de sentido de principio a fin y no caben modificaciones. Ha habido varios borradores y seguimos en las mismas, siguen atacando a quien no deben», recalcan desde la Federación.

En el futuro, desde la Federación asturiana de caza solo conciben una hoja de ruta. «Tenemos pocas esperanzas y viendo que los partidos políticos nos están engañando… Que tengan en cuenta lo que pasó en Andalucía. Allí hubo una campaña muy fuerte que se llamaba ‘la caza también vota’ y es por donde vamos a presionar».

Los representantes de la actividad cinegética afirman estar dispuestos a llegar hasta el final para que las formaciones políticas se posicionen “claramente» y «digan sin rodeos quién apoya a la caza y quién no, basta de demagogia. Lo siento por el que no le guste, pero vamos a decir quién nos está haciendo daño, porque ante el que nos dé tortas nos vamos a rebelar», asegura Valentín Morán.

Fuente: epe.es

También te puede interesar…

Montería en Puntal Bajo

Montería en Puntal Bajo

Vente a cazar a la finca Los Puntales, mancha Puntal Bajo, finca de dehesa, con un encinar privilegiado que abastece...

0 comentarios