ÚLTIMAS NOTICIAS
Ofertas de puestos
  • Las aportaciones solidarias, eficaces pero esporádicas, se deben estructurar en proyectos organizados para canalizar estas iniciativas.

 

Acabó la temporada general de caza. Cuando algo se acaba es común echar una mirada atrás para hacer balance y ver qué sucedió. Sin embargo, no quisiera aquí hacer un repaso de lo que ha sido la temporada en lo estrictamente cinegético. Quisiera centrarme en otro aspecto menos conocido de la caza: la solidaridad de los cazadores cuando se necesita.

Todos somos conscientes de lo que ha representado en general este año aciago de pandemia. Para todos, sufrimiento. Dolor e incertidumbre. Para la caza, imposibilidad del ejercicio normal de la actividad cinegética. En este contexto de inseguridad generalizada y de necesidades, muchos cazadores han sacado lo mejor de sí y se han puesto a ayudar a los demás.

Los cazadores somos un colectivo solidario. Las iniciativas para ayudar a los demás y a las necesidades concretas del momento han sido múltiples. Colaboración en la extinción de incendios, limpieza de basuras en el campo, aportaciones económicas para problemas concretos, donaciones de carne de caza, transporte de enfermos y accidentados, ayuda y donaciones en la lucha contra el Covid… es solo una parte de lo que los cazadores han hecho durante este último año. Sin embargo, en este contexto, sin duda alguna, la palma se la ha llevado la ayuda para luchar contra el Covid y en paliar, en la medida de sus posibilidades, las adversas consecuencias económicas que está trayendo la pandemia para familias y colectivos necesitados. Así, las donaciones de dinero, material sanitario y de desinfección, de alimentos en general y carne de caza en particular han sido una constante a lo largo de todo el país durante este último año.

¿Podemos sentirnos orgullosos como colectivo por ello? Claro que sí. Pero moderadamente, sin jactancia de ningún tipo. ¿Podemos hacer más? Evidentemente que sí. Me atrevería a afirmar, con total rotundidad, que debemos hacer más. Debemos convertir estas actuaciones aisladas, aunque importantes, en actuaciones recurrentes y constantes en el tiempo.

Las aportaciones de la caza

La buena caza tiene mucho que aportar a la sociedad. Fundamentalmente en la conservación del medio natural. Conservación de la biodiversidad, como ahora se dice. La caza es el aprovechamiento de un recurso natural renovable, las especies cinegéticas, para la satisfacción de legítimas necesidades humanas. Y en el uso sostenible de este recurso basado en la conservación es donde se encuentra el mayor potencial, el núcleo duro de su contribución a la sociedad. La conservación debe ser la base de la aportación de la caza a la sociedad.

Pero también podemos hacer muchas cosas más. Iniciativas solidarias como las que hasta ahora se han hecho y nuevas iniciativas y proyectos aún por crear. Los grupos sociales son denigrados o valorados en función de múltiples condiciones sujetas a cambios en el tiempo. Está claro que nuestro colectivo no pasa por su mejor momento. Son muchas las cosas que tiene que modificar. Y también son muchas las cosas que tiene que instaurar para poder llegar a alcanzar todas sus capacidades. Y entre estas se encuentra, sin duda alguna, el convertirse en un colectivo constantemente solidario con los demás.

Debemos estructurar estas aportaciones, hechas hasta ahora de manera eficaz pero esporádica, en programas y proyectos suficientemente organizados que canalicen las iniciativas solidarias de manera más eficaz y recurrente para llegar a alcanzar en el tiempo toda su posible potencialidad. En este sentido, desde la Fundación Caza Sostenible, junto con el resto de organizaciones que conformamos el proyecto «Carne de Caza Solidaria», Fundación Amigos del Águila Imperial, Lince Ibérico y Espacios Naturales Privados, Asiccaza y la fundación Artemisan, vamos a seguir trabajando para incorporar cada vez a más grupos en esta iniciativa solidaria que va a perdurar en el tiempo.

Este solo es un ejemplo, ni el único ni probablemente el más importante, pero sí pretendemos ser un acicate en el sentido de que vamos a ser un proyecto mantenido en el tiempo de manera indefinida para llegar a conseguir objetivos más ambiciosos en la ayuda a los más necesitados y de conocimiento y repercusión social de la actividad de los cazadores. Si igualmente, de la manera que sea adecuada en cada caso, llegamos a canalizar todas las formas posibles de solidaridad en las que los cazadores como colectivo podemos ayudar, con seguridad que el resultado final será altamente satisfactorio para todos: cazadores y sociedad.

Fuente: ABC 1-3-2021

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies