ÚLTIMAS NOTICIAS
Ofertas de puestos

 

  • Una cámara lo grabó en la mañana del sábado dentro de una finca rodeada de un vallado de más de 1,5 metros de alto, donde mató 2 reses. El día 27 de marzo abatió otras tres en el terreno de Casa Vallejo.

El silencio y la ausencia de viandantes por las calles desde las 10 de la noche dan cada día más seguridad a los animales salvajes para adentrarse en los cascos urbanos. Corzos y jabalíes han sido ya grabados durante la pandemia, pero pocos creían que el lobo también iba a perder el miedo al asfalto. Sucedió a primera hora del sábado en Espinosa de los Monteros, donde una cámara nocturna que se activa con un sensor de movimiento pudo captar lo que ocurría dentro de un prado ubicado al pie de La Castellana. El lobo mató dos corderas en este terreno, rodeado de un muro de piedra de más de 1,5 metros, entre las calles Goya y Loreto y junto a una de las bellas casas coloniales del Barrio de Quintanilla.

Una semana antes, el 27 de marzo, mató otras tres ovejas a pocos metros, en la finca de Casa Vallejo vecina del palacio de los Marqueses Cuevas de Velasco y también rodeada de un recio muro de casi 2 metros. El dueño de las ovejas, que se suelen dejar en estos prados para mantener la hierba a raya y a la vez contar con carne para consumo particular, dio la voz de alarma entre los propietarios de ganado bovino del barrio. Avisó a Iván Pereda, el dueño de las dos últimas víctimas, y eso le llevó a poner la cámara y a quedar con un vecino de la Castellana, Andoni de Linaza, para vigilar la zona a primera hora.

Fuente: diariodeburgos.es/ A.C

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies y política de privacidad, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies