Publicado el

Lances & Ladras resumen T 2019-2020 Isaías Espinosa Monterías y Ojeos

Isaías Espinosa apuesta fuerte

Sólo los que conocemos bien a Isaías Espinosa podemos valorar con criterio la notable temporada que el joven organizador onubense acaba de protagonizar.

No lo tenía fácil este año Isaías tras la espectacular ascensión de las últimas temporadas, y mantenerse en la zona noble que la organización ha conseguido a base de sacrificio requería un golpe de timón y apostar fuerte para darle otro salto de calidad al programa, y continuar creciendo. Pero las cosas no siempre salen como uno piensa, y la que tenía que ser una temporada triunfal por inversión, ilusión y ganas de agradar a los monteros, ha tenido que superar un cúmulo de adversidades que el joven Isaías ha encajado con suma entereza y una honestidad digna de elogio, a pesar de haber pasado momentos muy difíciles y complicados.

Por un lado tuvo que apostar fuerte para poder adjudicarse las monterías públicas de la Junta de Andalucía que finalmente se quedó, y algunas tuvo que cazarlas por debajo de coste para que siguieran siendo competitivas en el mercado, y mirando siempre por los intereses de sus monteros asumió el riesgo económico que ello suponía. Por otro lado, su apuesta en cercado para esta temporada le salió rana y tuvo que dar la cara ante sus monteros a pecho descubierto, sin ninguna ayuda.

Luego tuvo que vivir la inesperada y surrealista  experiencia de la montería portuguesa de  Montebarranco, donde tuvo que suspender con los monteros esperando salir para las armadas al estar los guardiñas portugueses apostados en la puerta de la finca impidiendo el paso porque a la propiedad se le había olvidado pagar una tasa administrativa de apenas 200 €. El sofocón no se llevó por delante al organizador de puro milagro.

Y por no faltar, no ha faltado ni un accidente fortuito de caza, que gracias a Dios se quedó sólo en un susto,  o  la suspensión de la mejor montería del programa a 48 h de su celebración por motivos ajenos a la organización. Si este año no le ha dado un infarto a Isaías ya no le da.

Pues a pesar de ello, Isaías Espinosa ha salido victorioso de todos estos avatares protagonizando una excelente temporada en la que ha batido su record personal de reses con 588 reses de tiro abatidas, (sin contar hembras), en las 10 monterías celebradas, donde  ha conseguido una calidad de trofeos muy bonita, un buen número de homologaciones, y buenos navajeros entre los 229 jabalíes cobrados.

Excelentes fueron los resultados conseguidos en las tres monterías que dio en la finca pública sevillana Navas-Berrocal, donde Verecillos, Tejoneras y Cuqueras nos ofrecieron tres maravillosas jornadas de caza en la que casi todo el mundo hizo cupos o tuvo opciones de hacerlo, y se abatieron además trofeos  muy bonitos. Montera Alta, otra finca pública esta vez en la sierra cordobesa, puso la variedad de especies y los muflones de calidad, aunque se quedó un poco justa.

Resultaron sobresalientes las monterías de Alpiedras, ¡un monterión como la copa de un pino!,  El Rinconcillo, donde batió el record de la finca, y Montebarranco, donde Isaías Espinosa salió por la puerta grande con una auténtica jabatá. Todo ello en abierto y de poder a poder.

Coutada dos Frades resultó una montería muy entretenida y la segunda montería de Alpiedras se quedó a medias tras el accidente fortuito que sufrió Jacinto, el guarda de la finca,  apenas soltar perros, por un rebote de bala. Por fortuna todo quedó en un susto y el bueno de Jacinto a los pocos días estaba en su casa, de lo cual nos alegramos enormemente. Y para terminar, el no haberle podido poner el broche de oro a la temporada en la mancha Jabardillo ha sido sin duda lo peor de la campaña a nivel cinegético, pues era la montería estrella del programa y la jornada más esperada por todos. Duro golpe que no se merecía esta organización que ha apostado tan fuerte esta temporada por las monterías de prestigio y resultados contrastados.

De todas formas, Isaías Espinosa, aparte de los buenos resultados, ha conseguido lo mejor que se puede conseguir cuando uno se dedica a organizar jornadas de caza, que es el reconocimiento, el respeto  y la admiración de sus monteros, pues ha demostrado ser un hombre cabal y un organizador honesto, consigo mismo y con sus clientes, y eso, en los tiempos que corren es un tesoro.

¡Enhorabuena!. Nos vemos en los Premios Todomonteria.

Todomonteria.com

L&L ISAÍAS ESPINOSA T19-20