LA POBLACIÓN DE ELEFANTE AFRICANO CAE UN 30% DESDE 1979 POR EL COMERCIO DE MARFIL

18/04/2016

El elefante africano ha perdido un 30% de su población desde 1979, ya que ha pasado de tener entonces cerca de 1,3 millones de ejemplares a los actuales 401.650 debido principalmente al comercio ilegal de marfil, según los últimos datos recabados por la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA, por sus siglas en inglés).

Este descenso de población afecta tanto al elefante de bosque (África central y occidental) como de sabana (África oriental y meridional). Caso especial es el de los paquidermos del centro del continente, cuyo número de individuos se redujo en más del 65% entre 2002 y 2013.

Los elefantes asiáticos también están amenazados por el comercio de marfil y están clasificados como ‘en peligro’ por la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN), con una población que oscila entre los 20.000 y los 60.000 ejemplares.

EIA indicó que la caza furtiva es actualmente la amenaza más importante para la supervivencia de las poblaciones de elefantes. Un estudio científico reciente concluyó que 100.000 de ellos fueron asesinados ilegalmente entre 2010 y 2012, lo que supone un promedio de 33.630 por año, una cifra superior a la tasa de crecimiento anual de la población media de elefante africano.
Esta organización ha documentado 117 decomisos a gran escala de 2000 a 2015 (es decir, al menos 500 kilos de marfil en una misma operación), en los que se han confiscado 211.527,13 kilos de marfil, lo que equivale a matar 31.571 elefantes.

Por otro lado, sólo 18 de esos decomisos a gran escala fueron sometidos en los últimos 15 años a análisis forenses para localizar el origen del contrabando e identificar las áreas donde se produce la caza furtiva de elefantes africanos.
De esos análisis forenses se desprende que Tanzania es una importante fuente de marfil de contrabando y lugar donde se realiza la caza furtiva de elefantes africanos. Algo similar ocurre con Tanzania, que ha perdido el 60% de sus elefantes por el furtivismo en los últimos cinco años.

En otros países se producen robos de marfil de propiedad gubernamental, por lo general a partir de reservas de marfil, lo que puede suponer una fuente para que entre en el mercado ilegal. Así, el Gobierno de Uganda ha perdido sus existencias de colmillos de elefante, ante lo cual la EIA recomienda a los Estados que hagan un inventario y destruyan sus reservas tras realizar el preceptivo análisis forense.

También te puede interesar…

Montería en Puntal Bajo

Montería en Puntal Bajo

Vente a cazar a la finca Los Puntales, mancha Puntal Bajo, finca de dehesa, con un encinar privilegiado que abastece...

0 comentarios