Ganaderos y cazadores en contra de la gestión de los incendios.

21/07/2022

Una ganadera y el presidente de la Real Federación Española de Caza alertan de las terribles consecuencias de la actual gestión medioambiental.

Las ovejas son la prevención de fuegos más barata.

Ángeles Santos es ganadera de extensivo de ovejas churras en Zamora, en un Parque Natural cercano a la sierra de La Culebra, donde los incendios provocaron la muerte de un trabajador del operativo de extinción de la Junta de Castilla y León y de un ganadero. Santos, que también es responsable de ganadería extensiva de COAG, ha denunciado en Libertad Digital las trabas burocráticas a las que se enfrentan los pastores para desempeñar una labor de limpieza esencial en la prevención de incendios.

Las ovejas en pastoreo pueden consumir de 2 a 3 kg de pasto, matorral y especies leñosas. «Es la prevención más barata y pueden entrar en zonas de difícil acceso», señala. Además, la presencia del ganado en el monte tiene muchos beneficios ambientales: «Favorece la biodiversidad, contribuye a la dispersión de semillas, mejora la estructura del suelo y reduce la erosión y la desertización».

Múltiples trabas de administración.

Sin embargo, los ganaderos como Santos se enfrentan a múltiples obstáculos burocráticos para poder llevar su ganado al monte: «Hay problemas administrativos. La cultura campesina se ha dejado de lado y parece que solo vale lo que dicen las administraciones, obviando el saber de todo el tiempo que llevamos cuidando de los campos y los montes en los pueblos», señala Santos. «Hay una burocracia muy alta. Te exigen una carga ganadera y desde la PAC te indican un mínimo y desde Espacios Naturales piden otro que no coincide. Hay problemas para acceder a los pastos y obtener los permisos necesarios para que te dejen trabajar como se ha hecho toda la vida», lamenta.

Las podas o las quemas controladas en invierno en las zonas de difícil acceso también se han vuelto sumamente complejas de solicitar. «Mis vecinos de la sierra de la Culebra llevaban tiempo advirtiendo de que la zona necesitaba limpieza, porque los fuegos se apagan en invierno. Aquello no estaba nada limpio por las múltiples trabas de administración y una mala gestión. Además, son un poco como el perro del hortelano, ni te dejan hacer a ti, ni hacen ellos. Da mucha impotencia, sobre todo viendo los resultados».

La caza juega un gran papel en la lucha contra el fuego.

El sector cinegético, amenazado por la futura ley de bienestar animal que impulsa el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 de Ione Belarra, es clave en la lucha contra los incendios forestales, según desvela el Informe de Impacto Socioeconómico de la caza en España, elaborado por la consultora Deloitte para la Fundación Artemisan, que explica que el sector invierte cada año 54 millones de euros en mantenimiento y adecuación de accesos, pantanos, podas, mejora del monte, cortafuegos y cortaderos, entre otros.

El presidente de la Real Federación Española de Caza, Manuel Gallardo, asegura que el papel de la caza en la lucha contra el fuego va mucho más allá de esa inversión, y se concentra especialmente en la prevención: «Los guardas de los cotos de caza son los primeros avistadores de un incendio y la rapidez en la extinción es definitiva para evitar que el fuego se propague». De hecho, no es una casualidad que las grandes zonas de caza mayor (Sierra Morena, Montes de Toledo, Serranía de Cádiz…) sean históricamente espacios con pocos incendios forestales.

Sin embargo, «la conservación mal entendida da al traste con la conservación». Por ese motivo, Gallardo alerta de las fatales consecuencias de la iniciativa del ministerio de Belarra en ese intento de ir contra la actividad cinegética. «La caza y la conservación van unidas. No es posible la conservación sin la gestión cinegética. La caza es imprescindible para la salud de la biodiversidad en nuestro entorno. Espero que la ley de bienestar animal no vea la luz», insiste.

«¿Por qué se producen estos mega incendios? Porque hay mucho combustible debido a las medidas que dificultan la adopción de soluciones. Y la sociedad empieza a cansarse del ecologismo mal entendido».

Fuente: libertaddigital.com

También te puede interesar…

GESCAZA. Programa 2022/23

GESCAZA. Programa 2022/23

La organización jienense GESCAZA ha vuelto a actualizar su programa montero para esta nueva temporada 2022/23 y hace...

0 comentarios