Monterías en Sevilla, Baldicaza
Monterías en Sevilla, Pasión Morenas
Publicado el

Extremadura impulsará proyectos innovadores de recuperación de tórtola europea y perdiz roja

Extremadura impulsará este año proyectos innovadores para la recuperación de dos especies emblemáticas, como son la tórtola europea y la perdiz roja. Así se ha anunciado hoy en Mérida, donde la Federación Extremeña de Caza, la Fundación Artemisan y la Junta de Extremadura han presentado estas iniciativas que sitúan a la región a la vanguardia en los trabajos de recuperación de la fauna menor.

En el caso de la tórtola, Extremadura será la primera comunidad autónoma española en implantar un Plan Integral de Recuperación de la Tórtola Europea (PIRTE), para lo que FEDEXCAZA y Artemisan contarán con el respaldo del Gobierno regional. Según ha explicado el director general de Medio Ambiente, Pedro Muñoz, a través del convenio suscrito entre la Administración y Artemisan este proyecto contará con una financiación de 20.000 euros y se desarrollará entre abril y noviembre en fincas de Garlitos y de Monfragüe.

En estos puntos se realizará una gestión que apoye la recuperación de la población de tórtola, instalación de comederos y bebedores, siembras específicas… Asimismo, se llevará a cabo un seguimiento científico de las poblaciones de tórtola, con conteos de ésta y de otras especies, y se hará un trabajo de divulgación, sensibilización y transferencia de resultados para poder extender estas medidas a otras zonas de la región.

El segundo de los proyectos de recuperación de la fauna menor que se ha puesto en marcha en la región es RUFA (Red de cotos Unidos por el Fomento de perdiz roja y Aves esteparias), impulsado también por Artemisan y en el que participa la Federación Extremeña de Caza. El objetivo de esta iniciativa es recuperar las poblaciones de perdiz roja y aves esteparias en España, a través de dos acciones principales: crear una red de cotos y fincas demostrativas en los que se implementan medidas de gestión agraria y cinegética cuya eficacia es ya conocida, compatibilizando la rentabilidad agraria y la conservación de la biodiversidad; y establecer “grupos perdiceros”, que son grupos de trabajo entre aquellas personas y entidades que están interesadas en conservar la perdiz roja y otras especies agrícolas para así expandir dichas medidas.

El coordinador de Investigación de la Fundación Artemisan, Carlos Sánchez, ha señalado que ya se está trabajando en un coto de la Campiña Sur, concretamente en Llerena, de la mano de una sociedad local de cazadores muy comprometida. “Queremos demostrar que es posible revertir la situación de la perdiz, y al mismo tiempo ayudar a especies no cinegéticas”, ha añadido.

Sánchez ha resaltado que en la recuperación de la fauna menor “la caza debe ser parte de la solución”, algo que es imprescindible como demuestran proyectos de este tipo. En cualquier caso, ha dejado claro que el objetivo de estas iniciativas es que las poblaciones “se estabilicen”, aunque ha recordado que se trata de proyectos complejos en los que se pretende cambiar una dinámica poblacional, por lo que “hace falta tiempo y también paciencia” además de una gestión del hábitat.

El presidente de la Federación Extremeña de Caza, José María Gallardo, ha afirmado que son dos proyectos muy importantes para la recuperación de las aves esteparias, y ha destacado que Extremadura será la primera región de toda España que cuente con un PIRTE. Para Gallardo, hay que tener en cuenta que se va a trabajar para recuperar especies que están en regresión, y se va a hacer con apoyo de entidades privadas y de particulares y con la participación de la administración.

En el caso concreto de la tórtola, ha puesto como ejemplo la situación de Reino Unido, donde la prohibición de la caza de esta especie ha causado en la práctica su desaparición, entre otras cosas porque esa decisión provocó una paralización de la gestión cinegética. “Esta situación no se soluciona con la prohibición de la caza, sino con un sector cinegético comprometido, con medidas de gestión… y ahora un plan integral que no trata de prohibir sino de concienciar, con medidas muy transversales que van de la mano de todos los actores presentes en el campo extremeño”.

En este sentido, el profesor de la Universidad de Extremadura Gregorio Rocha, que lleva dos décadas estudiando la evolución de la tórtola, ha indicado que se pretende “aprovechar el comportamiento de la tórtola” para aumentar su éxito reproductor. Para ello se aplicará una gestión de los hábitats que únicamente se hace en cotos de caza. De hecho, ha afirmado que “sólo quedan tórtolas donde se ha hecho esta gestión”, es decir, en zonas de caza.