Crónicas de monte: La Ropera, Navalcuervo y Escuderas

11/12/2018

LA ROPERA-La Vega

ORGANIZACIÓN: Finca La Ropera

Localidad: Guadalupe-CC

Fecha: 4-12-2018

P: 10

RH:

Cupo: Si. (V, MF, G)

Tipo Finca: Cercada

Nº Has. Monteadas

Resultado:  

V: 22 (10 Oros, 4 Platas y 3 Bronces)

G: 10 (2 Platas y 3 Bronces)

MF: 10 (2 Oros, 3 Platas y 4 Bronces)

CRÓNICA de la Montería:

CALIDAD MUY ALTA EN LA MONTERÍA DE RESES DE LA ROPERA.

El pasado día 4 de Diciembre, amanecíamos en Guadalupe con un día más propio de primavera que de otoño; eso sí, con una temperatura algo fría a primera hora.
              Tras la magnífica montería de jabalíes que algunos de los presentes habíamos podido disfrutar en La Ropera unas semanas antes; en esta ocasión, seríamos partícipes de una montería de reses (venado, muflón y gamo) que se desarrollaría en una zona de la finca con características muy distintas a las de la primera, predominando el típico paisaje adehesado propio de Extremadura, combinado con otras zonas de pastos y olivar.
              Una vez en la finca, la ilusión se reflejaba en la cara de los monteros; por un lado por el simple de hecho de cazar una finca con tanta solera como La Ropera y por otro lado por la información que nos habían trasladado los organizadores sobre el estado de la mancha.
              Tras disfrutar de unas apetitosas migas, los organizadores y la propiedad nos dieron las habituales referencias sobre seguridad, ubicación de las posturas, forma en la que se iba a cazar la mancha, etc.; finalizando con la realización del sorteo de las posturas…

             Con los 10 monteros situados en sus respectivas torretas y a la espera de que se produjese la suelta de rehalas, las carreras de las primeras reses no se hicieron esperar y con ello los primeros lances.

             La mañana iba avanzando de forma entretenida; mientras que los cazadores estaban centrados en los numerosos lances que se estaban produciendo en todas las zonas de la mancha, las rehalas iban cazando pausadamente con el fin de que la gran cantidad de reses que había en la mancha se fuesen distribuyendo por las diferentes posturas. Precisamente, tanto la cantidad como la calidad de animales que podían ver los monteros aproximarse a los distintos puestos, hizo muy complicado su elección para completar los correspondientes cupos.

              De vuelta a la casa principal de la finca, podíamos ver en las caras de los monteros la satisfacción por el resultado de la jornada. Al final de la misma, se habían contabilizado numerosos lances, completando el 100 % de los puestos el cupo asignado, con un resultado global de 22 Venados (10 Oros, 4 Platas y 3 Bronces), 10 Muflones (2 Oros, 3 Platas y 4 Bronces) y 10 Gamos (2 Platas y 3 Bronces).

 

NAVALCUERVO

ORGANIZACIÓN: LANCES DE ALTAMIRA & MONTERIAS y RECECHOS C.J.S

Localidad: TO

Fecha: 6-12-2018

P: 45

RH:

Cupo: libre

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas

Resultado:  

V: 39

J: 55 ( 9 navajeros)

H:  

CRÓNICA de la Montería:

CUANDO UNA MONTERIA SE CONVIERTE EN UN ESPECTÁCULO. 

A veces en la caza todo viene a favor y se cuadran los satélites para dar una gran montería.

Una magnífica  finca , rehalas consolidadas y unos orgánicos locos dieron este grandísimo resultado en una jornada para el recuerdo.

LANCEROS volveremos a Navalcuervo.

 

 

ESCUDERAS

ORGANIZACIÓN: MONTEROS DE SOPETRAN.

Mancha: Entera.

Localidad: Santiago de Alcántara (CC).

Fecha: 09/12/2018

P: 60

RH: 20

Cupo:  2 venados+ jabalí libre

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas: 800 has

Resultado:  

V: 44 

J: 33 (8 navajeros)

CRÓNICA de la Montería:  

Terminaba Antonio Pavón su fin de semana montero citando a sus cazadores en la finca Dehesa de Escuderas, muy próxima a Santiago de Alcántara.

Este nueve de diciembre ponía fin a un puente en el que los cazadores habían podido realizar una maratoniana expedición montera, faltando la guinda del pastel que la iba a ofrecer Monteros de Sopetrán.

Pasadas las ocho de la mañana comenzaban a llegar los asistentes al punto de encuentro dentro de la propia finca, desde donde Antonio Pavón iba a organizar todos los avatares propios de una montería de esta índole.

Con unas buenas migas y el café entre las manos los monteros comentaban inquietos el estado de la mancha, en el que se esperaba una magnífica jornada de caza y en la que el tiempo parecía que iba a acompañar.

Un sol cariñoso coronaba el cielo mientras Antonio daba las últimas indicaciones a sus postores y organización, y comenzaba a sortear por armadas.

Los primeros cierres en salir los del Río y de La Agapita, por ser los más lejanos y difíciles de montar. Tras estos fueron saliendo la Reforestación el de Baldío y las distintas traviesas.

Desde su colocación, los primeros en partir ya tuvieron oportunidad de jugar lance con las reses, que inquietas comenzaban a buscar cobijo en la parte más espesa de la finca.

A las once de la mañana se notificaba la colocación del último de los monteros y tan solo un cuarto de hora más tarde se soltaban las rehalas. Todo estaba listo.

Desde la suelta, todo fue un no parar de ciervas, venados y cochinos, movidos de un lado a otro por las insistentes rehalas que se soltaron en tres puntos distintos y en varias direcciones, por lo que la montería fue todo un atropello en sus comienzos.

Tiros, tiros y más tiros, con ladras que resonaban por todos sitios. Los monteros permanecían atentos en sus puestos y veían como continuamente estaban transitándolo, jabalíes, ciervas, varetos y venados, por lo que no había tiempo para relajarse ante la proximidad de las ladras.

Así, cuando se quisieron dar cuenta el reloj marcaba las tres menos cuarto de la tarde y la organización comenzaba a levantar las armadas.

Una buena comida esperaba a los asistentes que satisfechos con una entretenidísima montería comentaban los lances mientras esperaban la llegada de las reses.

Hubo monteros que hicieron el cupo con dos venados y veían como les cumplían a la postre otros venados, y hubo quien después de más de treinta disparos no conseguía hacerse con ninguna res. Suertes dispares, montería en estado puro.

Al final al plantel llegaron un total de 33 jabalíes entre los que se encontraban ocho buenos navajeros, siendo señalado uno de ellos que tenía la cara blanca y negra, proveniente seguramente de una casta de jabalí albino que existe en la zona. También llegaron al plantel 44 venados, destacando una primera fila de buenos ejemplares de importante calidad, completando el plantel un ramillete de ciervas de gestión.

Así, ponía la guinda Monteros de Sopetrán a un fin de semana montero en Extremadura.

Fte: Carlos Casilda Sánchez.

También te puede interesar…

GESCAZA. Programa 2022/23

GESCAZA. Programa 2022/23

La organización jienense GESCAZA ha vuelto a actualizar su programa montero para esta nueva temporada 2022/23 y hace...

0 comentarios