Crónicas de Monte: Osa Grande, Solanas del Carmen y Navaserrano.

04/11/2022

 
 

Os dejamos reseñas de las monterías celebradas recientemente en La Osa Grande, Solanas del Carmen y Navaserrano. ¡Enhorabuena a todos!.

 

OSA GRANDE

ORGANIZACIÓN: PEÑA M. LA TRAVIESA

Localidad: Retamal de Llerena-BA

Fecha: 30-10-2022

P: 55

RH:

Cupo: Libre

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas:

Resultado:  

V: 16

J: 11 (3 navajeros)

H: 15

CRÓNICA de la Montería:

Los monteros de la Peña “La Traviesa” nos hemos dado la primera cita de la temporada en la finca “La Osa Grande”, insignia de nuestro calendario por los buenos resultados que nos proporciona año tras año.

Esta mañana de treinta de octubre amaneció con una ligera lluvia que prometía una jornada fresca, atemperada, ideal para montear.

Tras la lluvia fina, una vespertina niebla, que evoca ese paisaje otoñal que describía Antonio Machado: “…lejos, los montes duermen, envueltos en la niebla, niebla de otoño, maternal…”.

Así, desde el Cancho del Oso hasta el Encerradero, desde Peñas Blancas hasta el Castillejo, pareciera que estábamos inmersos en esa tranquilidad propia de un día gris y templado, casi invernal. Sin embargo esta sensación fue efímera: conforme avanzaba la mañana la niebla fue desapareciendo, asomando entonces un cielo salpicado de nubes ya poco amenazadoras.

Se respira vida en la Osa Grande. Tras este estío prolongado, atrás queda ya el recuerdo de la poderosa voz del venado que convidaba a machos y hembras, hace apenas un mes y medio. Aún resuena en la memoria el bramido desafiante desde La Tomillosa y la respuesta igualmente perturbadora de otro gran venado desde Las Minas. Las carreras de los cervunos, las idas y venidas en campo abierto, sin miedo, en ese mes de septiembre ya tan lejano, dan paso a la quietud y la calma que aparentemente tienen las sierras hoy.

Tras largos meses de verano, la primera manifestación llamativa del proceso biológico vuelve a sufrir una pausa. El monte está ahora en silencio. Pero está latente, vivo; es sólo cuestión de azuzar a las rehalas para poner en guardia a los animales recién encamados.

Antes de todo eso los monteros se congregan en el modesto cortijo de La Osa Grande que sin duda vivió tiempos mejores. Poco a poco van llegando, y se suceden los abrazos después de tantos meses.

Así estaban las cosas cuando todos, socios, allegados y forasteros, algunos venidos de Madrid, Toledo, Córdoba o Sevilla, se regocijaban en torno al caldero de migas, con un buen café y la copita de licor.

Llegando la hora del sorteo primero se recordaron las normas de seguridad de obligada observancia; luego se rezó un Padrenuestro y un Avemaría encomendándonos a los santos del día, San Marcelo y San Claudio. Siendo muy oportuno recordar al primero –padre del segundo- que era centurión romano de la Legión VII Gemini, establecida en la ciudad de León.

La historia nos dice que el motivo de su martirio fue que celebrando las fiestas por el nacimiento del emperador Valerio en julio del año 298, san Marcelo hizo pública su creencia cristiana y su adoración al único Dios, tirando al suelo su espada y el sarmiento de vid (atributos de su rango militar). El día 29 de octubre del año 298 fue condenado a muerte por decapitación.

Nosotros ahora somos, sin quererlo, un poco como él, transgresores de unas normas que no entendemos, que nos imponen de repente y nos sitúan a contracorriente de una parte de la sociedad y un sector de los políticos.

Continuaremos con nuestro modo de vida, que son nuestra identidad y tradición, aun a riesgo de que se nos declare culpables por disentir de esa suerte de esnobismo animalista.

Volviendo a la crónica de hoy, después del sorteo empezaron a salir las primeras partidas (cierres del Cancho del Oso, Las Minas, Peñas Blancas, El Encerradero…). Más tarde los sopiés y las traviesas (El Castillejo, El Guarda, La Tomillosa, El Comedero…).

Llegados todos a las posturas, con sus pertrechos y viandas y, según la suerte, debidamente colocados por los postores, comenzaron a llegar los rehaleros con sus jaurías.

De nuevo el monte resucita, sale de su letargo. Perros y hombres salen a la caza en ancestral armonía. Corren las reses por las trochas secas. Las parcas lluvias no han sido capaces de llenar las polvorientas veredas y caminos.

Los trotes retumban en el tapiz del monte, el tronchar de jaras y el latido de los perros ponen sonido al campo. La sierra es un hormiguero, aquí y allá se suceden los tiros, hasta contarse casi trescientos.

La Osa Grande, esa especie de santuario para nosotros, de nuevo, un año más, fructifica. Esta bendita tierra cobra su tributo en forma de nobles venados y fieros jabalíes que lo dieron todo en el último trance. Lances inolvidables, que permanecerán para siempre en nuestras almas monteras.

Y cómo no mencionar ese veterano suido, enorme donde los haya, que dio muestras de inteligencia pudiendo escapar por dos veces, dejando atrás el monte y cruzando impunemente por aquellos medios, ante la incredulidad de los birlados compañeros de armas. Por algo el marrano ha llegado a viejo.

De nuevo de vuelta al cortijo cada uno va contando la feria según le ha ido. 

Algunos con verdadera felicidad y otros más remisos para no airear demasiado la falta de tino con los bichos. Afortunados de la diosa Diana fueron especialmente los de la traviesa de La Tomellosa, y tocados por la griega 

Artemisa nuestros queridos Francisco Hidalgo, Antonio Cabezas, Santiago Díaz Trinidad, Óscar Méndez, Casimiro Dávila, Demetrio… etc que lograron abatir merecidos venados.

Otros no tuvieron tanta suerte y dejaron ir su oportunidad cerro abajo. Que digo yo que fallar dos y tres reses también tiene su “mérito”.

En total llegaron a la junta dieciséis venados, once guarros (tres de ellos navajeros), y quince ciervas.

Un justo resultado para otra jornada inolvidable, en compañía de buenos amigos y con la absoluta satisfacción de disfrutar después del arduo trabajo de cuidar y mimar a “nuestros anfitriones” hasta el último día.

Fotografía: Manuel Sayavera Cacereño 

Texto: Manuel Dávila Arenales

    

 

SOLANAS DEL CARMEN

ORGANIZACIÓN: CINEGÉTICA PAN DURO

Localidad: Villaviciosa de Córdoba

Fecha: 16-10-2022

P: 65

RH: 14

Cupo: Libre

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas:

Resultado:  

V: 31

J:  14

CRÓNICA de la Montería:

Domingo de Resaca

Tras el éxito conseguido el sábado en la finca El Pino, nos disponemos esa misma tarde a realizar el sorteo de la finca Las Solanas del Carmen. La idea era salir las primeras armadas de la junta al venir el día y poder soltar los perros lo antes posible para que evitar el calor.

Amanecía fresco el domingo. Los monteros eran citados a las 7:30h para disfrutar del desayuno en nuestro lugar habitual, Los Llanos. Poco después partían los cierres mientras la gente que le tocó en las traviesas, citadas más tarde, disfrutaban de un buen plato de migas.

Llegados a la mancha en un día no muy caluroso, algo hacía presagiar que disfrutaríamos de un gran día de caza, pues cada armada que entraba veía las carreras de los venados por la mancha.

Muchos tiros antes de la suelta de canes, pues el cervuno no paraba de correr por las distintas armadas.

Muchas ladras y otro gran tiroteo al soltar los perros, aunque con el paso de las horas iba aflojando la cosa hasta la recogida de estos. Gran trabajo de todos los rehaleros y sus perros, que en una mancha tan dura como esta, realizaron un trabajo espectacular.

Agradecer a todos los monteros que llevaron agua a sus puestos, es una medida cada vez más común entre todos y con la que todos salimos beneficiados.

Levantadas las armadas, trabajo de mulos y postores para una rápida recogida de reses evitando estar los animales en el campo con estas altas temperaturas. Mientras los monteros disfrutaban de una comida de lujo de la mano de nuestro catering que no falto ningún detalle.

Recogidas todas las armadas el resultado final fue de 31 venados y 14 marranos, que ponen en 45 un gran resultado para esta finca que año tras año cumple con todos sus monteros. 

Agradecemos a Sergio López el trabajo para que todos los socios de Pan Duro disfrutáramos de un gran día. Ahora un pequeño descanso y en un mes volvemos con Las Lagunas. 

Seguimos trabajando!!!!

 

 

NAVASERRANO, EL ALMENDRO y POSADA NUEVA.

ORGANIZACIÓN: LUÍS AGUILAR C.M. y CLUB DE CAZA VIRGEN DE VILLAVICIOSA

Localidad: CO

Fecha: 28-10-2022

P:

RH:

Cupo: Libre

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas:

Resultado:  

V: 42

J: 16 

CRÓNICA de la Montería:

MONTEAR EN VERANO

No sabe uno si llevar ropa de camuflaje o el bañador al puesto. No es normal montear con treinta y tantos grados en vísperas de noviembre. 

Tras el sorteo realizado el viernes 28 de octubre nos reunimos a las 7:30 de la mañana con el Club de Caza Virgen de Villaviciosa y con Juan Hernández para montear las fincas NAVASERRANO, EL ALMENDRO Y POSADA NUEVA.

Magnifica organización. 

Nada más llegar los coches aparcados por armadas. 

Tras las suculentas migas y dulces y con la máxima presteza van saliendo los cierres porque el sol se despereza en el horizonte y hay que aprovechar el frescor de la mañana serreña. 

Perfecta sincronización. Tras los cierres las traviesas. 

Al cruzar el primer paso canadiense de la montería comienzan los comentarios entre compañeros. El cuello no para a derecha e izquierda viendo las veredas tomadas y los saltaderos al carril. La caza es ilusión. 

Al llegar al puesto la sierra huele a verano. El olor a pasto y a jara reseca, a tierra grieteada por la sequía y el enmudecido silencio del sediento arroyo. 

No hemos terminado de cargar el rifle y una pelota de ciervas con un vareto  nos acelera el corazón al romper detrás nuestra. La música en los cierres lleva un rato sonando. 

Antes de las diez y media el frenesí de la suelta. La mancha se convierte en una sinfonía. Carreras alocadas, romper de monte, ladras, detonaciones. Cuesta sujetar el corazón. En la mancha hay mucho cervuno y tras las ciervas algunas carreras se hacen infinitas. Y para los valientes canes esto tiene su coste. Y a la hora y media no pueden con su alma. Dejándose al astuto jabalí que con su sangre fría continúa encamado viendo como babeando y con la lengua fuera pasa el podenco a su lado. 

Continuas ladras a parado del puntero que reclama ayuda para hacer correr al guarro y que desiste al no llegar refuerzos. Varios conatos de agarre ante viejos macarenos que tras un rato de algarabía y varios alaridos de puñalada, al faltar fuerza de perros se zafaron de la pelea sin que ningún puesto los tirara. 

Cochinos había en la mancha, los perreros y sus guerreros lo dieron todo. Se deberían de haber cobrado más del doble de los que se presentaron. Pero con estas temperaturas no se puede pedir más. Los propios monteros a las doce de la mañana se movían de la tira a la sombra más próxima porque era insoportable estar a pleno Sol. 

Aunque la montería cumplió de sobra, después de tanto esfuerzo y tantas horas preparando una mancha queda ese sabor agridulce. 

El resultado fue de 42 venados y 16 cochinos. 

Esperemos que la Virgen de la Cabeza le diga a San Pedro que nos pegue una regaita y veamos correr de nuevo los arroyos. 

VIVA LA VIRGEN DE LA CABEZA Y VIVA SAN PEDRO!!. (A ver si se a anima)

 

También te puede interesar…

0 comentarios