Crónica Barreros/Herradero – Morales-Arce GC

Barreros/Herradero

14/11/2022

Barreros/Herradero la tormenta cambió las tornas.

Como cada una de nuestras manchas, mimamos y cuidamos desde que el campo se agosta. Ésta quizás con algo más de mano, ya que nos coge cerca de casa. Además en ésta, en concreto, el posible problema de quedarnos sin agua en las charcas por el caluroso verano, no era problema ya que a las charcas en esta finca les llega agua en el momento que queramos, con simplemente poner en ON la clavija de grupo que eleva agua del pozo de sondeo.

Además, en gran parte del sopié de la misma, la propiedad tiene una enorme plantación de almendros y pistachos en intensivo, donde los guarros han tenido durante todo el verano agua y leguminosas, guisantes concretamente, sembrados entre los líneos de plantación ya que se trata de una plantación ecológica y esta para ser reconocida por la administración como tal, obliga a sembrar leguminosas entre los líneos de plantación.

Ilusionante para nosotros fue ir viendo como durante todo el verano, como un gran número de jabalíes y algunos venados, comían de esta plantación y de nuestros comederos durante junio, julio, agosto, septiembre y octubre.

Pues bien, como ya estamos acostumbrados en esta casa, no me resultó nada extraño, poder ver como en la misma previa a la montería, se preparaba la “mundial” climatológicamente hablando.

Tormentazo de truenos, viento y agua desde las 9 de la noche hasta casi llegado el alba.

Inquieto por ello, y desde la atalaya que hace mi casa en la parte este de la mancha, nos pusimos a controlar con los térmicos los movimientos de los animales como solemos hacer desde este punto. Desde este cerro y durante muchos meses, he podido observar como muchos jabalíes y algunos venados salían de la mancha, pero no se retiraban de ella mas de 500 o 600 metros.

Esa tormentosa y lluviosa noche del 11 de noviembre, y madrugada del 12, a eso de las 11:30 de la noche, pudimos ver como una enorme piara con unos 40 animales de todos los tamaños, salían de la mancha, por los pasos de la alambrada ganadera que hace linde con la finca “La Higuera de Cogolludos” y ponían rumbo a la Sierra.

Desilusionado y maldiciendo aquella tormenta, fuimos a descansar unas horas, soñando con ver de vuelta a esa impresionante piara de jabalíes volviendo a la mancha que fue su casa durante tantos meses. El sueño por desgracia NO se hizo presente y los jabalíes tampoco.

Lo que si se hizo presente al soltar las rehalas de los Villa en la misma puerta de entrada a Los Barreros, fue uno de los lances de caza más impresionantes que he podido vivir en montería. Os lo narro a continuación: 

Después de tener colocados en las tablillas a los 39 monteros que cazaban el pasado 12 de noviembre estas fincas, procedí a situar a las rehalas en los puntos de suelta.

“La suerte y sabiduría de los grandes”.

Deje a las rehalas de Blanki y Santi Torrejón en su punto, mandé a las dos rehalas de nuestro amigo Tubusqui a los suyos, también mande a su suelta a nuestro amigo Juan Muñoz y Ricardo que cazaban con perros zarceros las zarzas del arroyo que baja al Pantano de Orellana prácticamente desde la parte sur de la mancha. Acompañé a los perros de Villa de Logrosán y a Villa de Guadalupe a su suelta en la misma puerta de “Los Barreros”. Esta última mano la conoce muy bien nuestro amigo Villa de Logrosán ya que la lleva cazando muchos, muchos años. Por tanto, pocas explicaciones tuve que darle. Solo le dije; “dame 5 minutos que monte mi rifle, coja la emisora y suelta”.
No me separé más de 50 metros de los furgones y me coloqué cerrando prácticamente la misma puerta de la finca, donde hay una gatera en la pared de piedra que hace linde con el Hoyo de Pela.

Fue soltar y sin haber dado tiempo a salir del furgón a todos los perros, un tremendo macareno es levantado de su encame a no más de 50 metros de los furgones.

Guarro que me entra claro al portillo, muy cerca, a 10 metros pero con los perros muy, muy, cerca.

Me encaro mi rifle y le mando un “pildorazo” de mi 300, proyectil que me parece que pasa por lo alto de la cruz del animal. Veo salir polvo por encima del lomo, creo que no lo he tocado, me quedé mirando su tremenda boca quizás y no lo apunte, me sorprendió el tremendo animal que estuviera tan cerca de la puerta de la finca y suelta, no esperaba para nada que esa ladra fuera a jabalí en ese punto, quizás lo tiré con un poco de miedo por estar cerca los perros. En todo ello pensé en décimas de segundo, cuando vi salir el polvo al estrellarse el proyectil en una piedra por detrás del gran macareno. Me desencaro el arma y me quedo como hipnotizado, pensado que se va y, además, se va como los grandes toreos, por la misma puerta grande de la finca.

Pero en la caza y en las monterías, todos los días ves y aprendes cosas nuevas.

Sorprendentemente veo como el gran jabalí antes de pasar el portillo que le sacaría de la montería y, por lo tanto, le salvaría el “pellejo”, se para y se le echan todos los perros encima.

No lo agarran, el guarro esta fuerte, se va muy fácilmente por encima de los 100 kg de pura fuerza, y se vuelve a meter en la mancha. Entonces vuelvo a pensar – quizás le di y es por ello que no se ve con fuerza de salir a los limpios en busca de la Sierra y es por lo que vuelve en busca de la espesura del monte-. El guarro arranca barranco abajo con una gran ladra detrás, no quiso irse, quería seguir toreando como los grandes toreros.

Se dirigió a los centros del “ruedo”, para darnos uno de los espectáculos monteros más impresionantes que jamás presencié en una montería. Para colocarse en el centro del ruedo, primero dejo atrás, como ya sabéis y habéis leído al que suscribe, a los monteros del 1 y 2 de la armada del arroyo, pasó con los perros y sin ser tirado por la armada de La Línea y se dirigió con una espectacular ladra a la armada de Las Gateras. Entonces pensé, que cuando llegara a alguna las gateras de la alambrada ganadera que refuerza una vieja pared de piedra que hace de linde de ambas fincas a montear, alguno de los 5 puestos de esa armada, sin duda, lo pararían, ya que ahí los lances son prácticamente a menos de 10 metros en los pasos y a “bocajarro”.

Pues nada más lejos de mis pensamientos sucedió.

El gran jabalí sabía que allí, en esas gateras estaban los rifles esperándole, y decidió desmallar  la linde de las fincas. Metió riñones y apretó aún más su carrera para llegar a los alambres como un cohete y romper la alambrada ganadera dejando a los monteros del 2 y 3 de esa armada atrás y encarados con sus rifles a las gateras donde lo esperaban. La ladra continuaba, ya solo le separaba de la libertad y, por lo tanto la vida, una “frontera”, la armada de la reforestación donde hay 4 posturas. Allí se dirigió, con una de las ladras más largas jamás vivida.

Estaba ya cerca esa ladra, muy cerca de esa línea de tiro, pero no sonaban las armas, no entendía bien que pasaba, allí el monte se suaviza mucho, solo un apretón de retamas y chaparras. -Por qué no tiraban, pensaba-, la ladra se perdió y no sonaba tiro ninguno. Cuando de repente escucho dos tiros de nuestro postor Gonzalo. Rápidamente lo llamo, para preguntar que había pasado, si lo había parado. Su respuesta fue; “No Pepe, no, el macareno lo tiré por los pelados de la finca “La Higuera” a más de 400 metros, ya iba sin perros, sólo y lleno de vida…”

Increíble, realmente increíble pensé. El guarro fue capaz de perder los perros donde tuvo que hacerlo y salir por donde no hay línea de puestos, por los claros de las zonas de siembra de la finca “La Higuera de Cogolludos “.

¡Pues este gran “torero” se convirtió él mismo en “toro” para el mismo ser indultado! ¡Oleeeeeeeee!

La organización compensará con puestos en otras monterías a los monteros que no jugaron lance o no vieron caza.
 
Una crónica de José Morales-Arce.
 
FICHA DE LA MONTERÍA

MONTERÍA: BARREROS / HERRADERO

ORGANIZACIÓN: MORALES-ARCE SC

Localidad: ORELLANA DE LA SIERRA

Fecha: 12/11/2022

P: 39

RH:

Cupo: 

Tipo Finca: Abierta

Nº Has. Monteadas:

Resultado:  

V: 1

J: 10 (7 NAVAJEROS)

Barreros/Herradero

Barreros/Herradero

También te puede interesar…

0 comentarios