Cantabria desafía al Gobierno y autoriza a cazar lobos

lobo

15/06/2022

Cantabria desafía al Gobierno y autoriza a cazar lobos en las zonas que han sufrido más ataques.

La nueva norma autonómica permite la caza de 10 ejemplares y podría extenderse «donde haga falta», lo que colisiona con la prohibición aprobada en septiembre a nivel nacional.

Nueve meses después de que el Gobierno prohibiese la caza del lobo ibérico en toda España, Cantabria contraviene la orden ministerial y autoriza desde este miércoles la ‘extracción’ de ejemplares en esta comunidad. En principio serán diez, pero que se pondrá ampliar su número en un futuro cercano.

El argumento esgrimido por esta comunidad autónoma es que, desde que entró en vigor la prohibición, el pasado mes de septiembre, los lobos han campado a sus anchas, han multiplicado los ataques y, por tanto, los daños a las explotaciones ganaderas.

En concreto, Cantabria permite ahora el control de la población en las zonas más afectadas por los ataques de este animal en esta comunidad. En concreto, los informes oficiales aseguran que han sufrido en este periodo 214 ataques de lobos el resultado de cientos de cabezas de ganado sacrificadas en las tres zonas más conflictivas: el entorno de Tudanca, la Hermandad de Campoo de Suso y en los alrededores de Cabuérniga.

El Gobierno de Miguel Ángel Revilla ya había intentado que la normativa aprobada por el Ministerio para la Transición Ecológica quedara suspendida de forma cautelar pero la Audiencia Nacional lo rechazó porque podría haber supuesto -explicó entonces la Sala de lo Contencioso-Administrativo – «un daño irreversible e irreparable».

A esta pugna porque se puedan seguir cazando lobos en España se han unido en los tribunales otras seis comunidades: Galicia, Asturias, Castilla y León, Andalucía, Madrid y Murcia y las principales organizaciones agrarias. Todas ellas esgrimían el mismo argumento: un control ordenado y regulado del lobo, como se ha demostrado durante los últimos años, no pone en peligro la especie sino todo lo contrario, la aumenta y evita los ataques a la ganadería.

En la actualidad, según el último censo, la especie goza en la actualidad de «buena salud», como avala el número de ejemplares, unos 2.500, que ha ido en aumento en toda España en los últimos años más que la media europea. El choque legal de competencias entre CCAA y el Gobierno está abierto.

EL CASO CÁNTABRO

La Dirección General de Biodiversidad de Cantabria será la encargada de formalizar dicha resolución, para que en un primer momento la extracción se limite a un máximo de diez ejemplares, pero no se descarta que número de ejemplares se extienda en las próximas fechas si en un «futuro» se dan «circunstancias similares a las que avalan esta decisión». Como consecuencia de ello, estas autorizaciones «se extenderán a los lugares donde haga falta» y a petición de los ayuntamientos de las zonas afectadas.

Así lo ha manifestado el consejero Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, quien asegura que la decisión de su gobierno regional «cumple sobradamente» con las exigencias de la Orden Ministerial que regula el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección (LESPRE) «ya que no comprometen el estado de conservación de la especie y permiten la supervivencia de la actividad ganadera». En este sentido, ha asegurado que la Asesoría Jurídica de su Consejería avala dicha actuación desde el punto de vista legal: «Es conforme a Derecho y los servicios jurídicos entienden que somos soberanos para hacerlo», ha añadido.

departamento dirigido por Teresa Ribera ya «ha sido notificado» de las intenciones de su departamento «hace meses», por lo que será este miércoles a primera hora cuando se le comunicará que Cantabria autoriza a dichas extracciones. En su comparecencia, arropado por las organizaciones del sector, ha señalado que existen informes de los Agentes del Medio Natural que certifican ataques «frecuentes y recurrentes» de los lobos.

Estos estudios han determinado que el control poblacional «no afecta» a la supervivencia de la especie y reflejan, de acuerdo a Blanco, que tampoco se pueden plantear medidas de seguridad efectivas para evitar los ataques, ya que el ganado está en el monte. El consejero ha defendido que «la única medida» efectiva para evitar estos ataques es el control poblacional y ha asegurado que cuando la comunidad lo ejercía, no ponía en riesgo a la especie, porque la población del lobo ibérico «crecía».

Con la publicación de estas resoluciones, se da luz verde a que puedan realizarse controles del lobo, siempre y cuando se compruebe por parte de los Agentes del Medio Natural la existencia de daños en las zonas autorizadas y cuenten con la correspondiente valoración técnica: «A los puertos no se les pueden poner cierres ni puertas», ha afirmado el consejero. Así, ha detallado que existen unas 200.000 cabezas de ganado en los puertos en estos momentos y que ese modelo permite que haya una ganadería extensiva en Cantabria.

LAS TRES ZONAS

En concreto, las tres resoluciones autorizan, en primer lugar, la caza de hasta cuatro ejemplares en la zona de Ruente, Cabuérniga y Los Tojos y en la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga, pertenecientes a los grupos 10 (Palombera) y 13 (Ruente) de los grupos familiares identificados en los informes anuales de seguimiento del Plan de Gestión del Lobo en Cantabria.

En esta zona, entre septiembre de 2021, fecha de la inclusión del lobo en el LESPRE, y abril de 2022, se han producido 70 ataques de lobo a 46 explotaciones ganaderas, con 79 cabezas de ganado muertas (51 de equino, 20 de bovino y 8 de ovino) y 4 heridas (3 de equino y 1 de bovino).

En segundo lugar, se autoriza la extracción de hasta cuatro ejemplares de las manadas 11 (Brañavieja) y 12 (El Bardal), en el municipio de la Hermandad de Campoo de Suso (dos al norte de la carretera CA-183, y dos al sur de dicha vía). Entre septiembre y abril, según estos datos, se han producido en este municipio 102 ataques de lobo a 44 explotaciones ganaderas, con 108 cabezas de ganado muertas (65 de bovino, 38 de equino, 4 de ovino y 1 de caprino) y 1 herida (bovino).

Por último, se autoriza el control poblacional de dos ejemplares pertenecientes al grupo familiar 9 (Sejos) en los municipios de Polaciones y Tudanca. En las fechas citadas, se han producido en esos municipios 42 ataques de lobo a 18 explotaciones ganaderas, con 44 cabezas de ganado muertas (19 de bovino, 13 de ovino y 12 de equino).

Fuente: ELMUNDO.ES 

 

 

 

 

También te puede interesar…

0 comentarios