monteria

Especies cinegéticas

Cuatro son las especies cinegéticas que generalmente se pueden abatir en montería, el venado, el gamo, el muflón y el jabalí, aunque en algunas zonas de la península se pueden montear también especies como el arrui y el lobo. Pasaremos a detallar de forma genérica cada una de ellas.

especies1

El VENADO (Cervus elaphus) . Dentro de nuestra modalidad reina, el venado es el protagonista indiscutible por su calidad y por su cantidad. Gracias al buen trabajo de nuestros gestores cinegéticos, las poblaciones cervunas de nuestro país han alcanzado cotas inimaginables hace apenas medio siglo.

Actualmente, el venado es la especie montuna sobre la que se basa la mayor parte de la actividad venatoria en nuestro país y la que más jornadas cinegéticas acapara, consiguiéndose temporada a temporada unos resultados extraordinarios tanto en número de reses abatidas como en trofeos homologados.

El venado ibérico o Ciervo ibérico (Cervus elaphus hispanicus), es algo mas pequeño y ligero que su pariente centroeuropeo, careciendo de las barbas que adornan el cuello y la gruesa cornamenta de ramificadas palmas que caracteriza a este.

Los venados cruzados con venados centroeuropeos suelen ser más corpulentos que los ibéricos, con una cornamenta mas aparatosa y una barba oscura a lo largo del cuello que les delata.

Nuestro venado ibérico, a pesar de su aparente inferioridad corporal, es un animal de extraordinaria belleza, majestuosidad y armonía, lo que le convierte en una pieza muy atractiva para el montero.

Nuestro venado ibérico nada tiene que envidiar al centroeuropeo. En la foto un ejemplar de la Sierra de Andujar en la berrea del 2007. Los machos presentan cuernas que renuevan cada año al llegar el mes de febrero-marzo (desmogue), volviendo a tenerlas en perfecto estado llegado el mes de Septiembre. El mayor desarrollo de la cornamenta la consigue entre los 8 y 10 años de edad, pudiendo alcanzar más de veinticinco puntas y un grosor como el de la muñeca de una persona. La dieta de esta especie es exclusivamente vegetariana, con más peso de las hojas sobre las hierbas y su expansión abarca toda la península ibérica, siendo los animales de mayor tamaño cuanto mas al norte nos encontremos. Los venados son animales sociales que forman grupos en función de su edad y sexo.

Las hembras viven en manadas de decenas de ejemplares con sus retoños más jóvenes, mientras que los machos se mueven de forma solitaria o en grupos mucho más reducidos, de menos de 5 individuos. Sólo se acercan a las hembras en la época de celo (entre agosto y septiembre, según zona y clima) momento en que comienzan a mostrar sus deseos de reproducirse por medio de la berrea y luchan con los otros machos por el control de un harén. Las hembras preñadas durante septiembre- octubre paren una cría o dos 8 meses después, a comienzos del verano. A los 2 años las hembras ya son adultas, mientras quelos machos alcanzan la madurez a los 3, pero tardarán unos años más en poder aparearse ya que antes deben vencer la resistencia de los machos adultos mas veteranos.

Las crías de venado presentan la piel cubierta de manchas blancas y se llaman gabatos. La caza del venado en montería es la mas emocionante que un cazador pueda tener. Un ciervo rompiendo monte en dirección al puesto y bien apretado de perros pone el corazón al borde del infarto.

En este sentido hay que recordar que en montería está prohibido abatir varetos y horquillones , que son los ejemplares jóvenes de los venados de uno y dos años respectivamente.

En montería hay que respetar los varetos y horquillones, ejemplares jóvenes que se distinguen perfectamente de los venados adultos como podemos apreciar en la foto. El GAMO ( Dama dama) es una especie característica del área mediterránea que se ha adaptado muy bien a nuestro medio natural y cuyas poblaciones van en claro aumento a pesar de ser competidor directo del venado. De menor tamaño y corpulencia que este, pesa entre 60 y 70 kg los machos y 45-65 Kg las hembras, el gamo posee un pelaje pardo-rojizo salpicado de motas blancas muy características, pudiendo tener el lomo rematado por una banda mas oscura mientras que el vientre, glúteos y parte inferior de las patas son es de color blanco. Poseen una cola de color negro en el centro y blanca en los bordes que empinan cuando alertan peligro mostrando su parte interna totalmente blanca.

Los machos tiene una cuerna en forma de pala que renuevan todos los años a finales de marzo para tenerla completamente formada cuando llega el mes de julio. Viven en núcleos familiares de menos de 10 individuos a los que los machos se unen en octubre coincidiendo con el celo ( ronca) , luego suelen llevar una vida solitaria. Las hembras paren en mayo-junio tras 230 días de gestación. El gamo se extiende por casi toda nuestra geografía peninsular, prefiriendo las zonas de monte y matorral que se alternan con zonas abiertas, o los bosques con grandes prados, lugares donde pasta en grupo. Pieza codiciada por las clases nobles en la antigüedad, el gamo ha gozado siempre de gran fama entre los cazadores, de ahí que su caza se haya popularizado con el paso del tiempo hasta convertirse en una especie muy apetecida en la actualidad por los monteros.

especies2

El MUFLÓN, (ovis musimon), es un carnero salvaje introducido por el hombre desde las Islas de Córcega y Cerdeña a la península ibérica , siendo, como la anterior, una especie en expansión sobre todo en las zonas montañosas. Se cree que este animal dio origen a la oveja doméstica (Ovis aries), después de ser domesticado. Posee un cuerpo muy similar al de la oveja, pero mas estilizado en cuello y patas, mas robusto en el tórax y con una lana mucho mas corta que la de la oveja. El muflón tiene un color pardo chocolate con dos grandes manchas blancas en los flancos. Los machos adultos tienen una gran cornamenta curvada en círculo a ambos lados de la cabeza, que a diferencia de gamos y ciervos no desmogan anualmente. Pesan entre 35 y 40 kg.

Por su parte, las hembras carecen de cuernos o los tienen de escaso tamaño, siendo además mas pequeñas que los machos ( 25-35 kg) y de color pardo sin mancha blanca costal. Los muflones viven en rebaños, preferentemente en habitats rocosos con matorral, parte alta de los bosques y otras zonas arbustivas. Su capacidad de adaptarse a los distintos hábitats es debido a su variada alimentación, ya que pasta, ramonea y come musgo, setas, helechos, líquenes y cortezas de arbustos. Se reproducen en octubre – noviembre y tras 5 meses de gestación las muflonas paren sus corderos en primavera, siendo estos piezas muy codiciadas por linces , águilas imperiales, lobos y zorros. El muflón es una especie muy complicada de abatir en montería ya que suelen entrar a gran velocidad amparados en la seguridad del rebaño, dando alocadas carreras entrecortadas o bien hacerlo un individuo solo, de forma sigilosa, sin apenas hacer ruido, para desaparecer rápidamente en el momento que lo sorprendemos. Los mejores machos suelen aparecer siempre al final de estos grupos.

especies3

El JABALÍ, (Sus scofra) es el rey de la montería española, el gran deseado. De tamaño mediano, el jabalí puede alcanzar los 90 kg de peso en machos y los 70 kg las hembras, aunque ocasionalmente se han abatido ejemplares que han llegado a pesar incluso 150 kg. En cuanto a tamaño, pueden llegar a medir 120 cm de longitud y tener una altura de 65 cm a la cruz. En la península ibérica hay dos subespecies de jabalí, el “Albar” ( Sus scofra castilianus), de mayor tamaño y mas claro de pelaje debido a la existencia de cerda y borra, y el “Arocho” ( Sus scofra baeticus), en el sur peninsular, de menor tamaño y mas oscuro de pelaje debido a la existencia solamente de cerdas. Su mala vista está compensada con un importante desarrollo del olfato y del oído que les permite detectar enemigos a más de 100 metros de distancia y captar sonidos imperceptibles para el oído humano. El color de la capa o pelo es muy variable y va a ir desde colores grisáceos a negro oscuro, pasando por colores rojizos y marrones.

Hay dos subespecies de jabalí en la península: el “Albar” en el norte y centro y el “Arocho” en el sur. El jabalí se adapta a todo tipo de hábitats, aunque prefiere los lugares con una vegetación alta donde poder camuflarse y abunde el agua para beber y revolcarse en ellodo y barro. En la península ibérica alcanza su máxima densidad poblacional en el centro, Extremadura y suroeste y norte de Andalucía. Son muy sociables y se desplazan en grupos matriarcales liderados por una jabalina vieja. Los jóvenes machos de un año, llamados bermejos, viven en la periferia del grupo y los machos en edad reproductora, salvo en época de celo, son más bien solitarios, yendo acompañados por un macho más joven que es conocido como escudero. Durante el día es normalmente sedentario, pero durante la noche puede recorrer distancias considerables de hasta 15 Kms en busca de alimento.

La época de celo va de noviembre a enero y durante estos meses el jabalí macho se une a los grupos de hembras expulsando del mismo a los machos jóvenes de las camadas anteriores. Tras la gestación, que dura tres meses, tres semanas y tres días, la jabalina da a luz entre febrero y abril una camada que va de los 4 lechones en las primerizas a los 6 en las mas adultas. Las crías nacen con una coloración rayada característica por lo que reciben el nombre de rayones. Posteriormente estas rayas longitudinales desaparecen pasando a tener una coloración rojiza y se les llama bermejos. La vida media de un jabalí es de 10-12 años, aunque pueden llegar a durar algunos mas.

Piara de jabalinas con su prole de careo por el monte. Hablar del jabalí para un montero es hablar del dueño de la sierra, del señor de la noche. Vaticinar cualquier resultado en una batida a jabalíes es sinónimo de equivocarse, porque el jabalí es el rey de la incertidumbre.

La silueta de un jabalí se recorta sobre el viso como si de una aparición se tratase. De la misma forma que llegó desaparecerá, sin apenas darnos cuenta. Es el rey de la montería, el señor de la incertidumbre. Escurridizo, astuto, receloso, intuitivo, el jabalí es la pieza de caza mayor mas complicada de abatir, por eso cuando un montero cobra un buen navajero el grupo lo festeja mas que cualquier otra pieza de montería. Dotado de un olfato prodigioso y de un instinto de supervivencia sin igual, el jabalí aprovechará cualquier descuido para vaciarse de la mancha por donde menos se le espera o atravesar el cortadero en el momento mas inesperado.

El jabalí es astuto, escurridizo e intuitivo, y no dudará en abandonar la mancha por donde menos se le espera antes de que los perros den con él. Pero cuando empieza la montería y las rehalas dan con él la cosa cambia. Valiente como pocos, el jabalí venderá cara su vida antes de abandonar su encame y romper hacia las posturas, por eso en su caza en montería es necesaria la presencia de perros valientes que no se acobarden ante las tarascadas mortales de las navajas de un macareno.

El jabalí acosado por la rehala, no dudará en plantarle cara a los perros cuantas veces sea necesario para intentar intimidar a los canes y que estos abandonen su persecución, pero la rehala, si es de calidad, no cejará en su intento hasta conseguir arrimar al marrano hasta las escopetas o caiga este muerto a cuchillo en un agarre. El jabalí, acosado por la rehala, buscará cualquier defensa antes de romper al cortadero donde sabe le esperan las escopetas. En la foto, navajero se hace fuerte en una charca ante el acoso de la rehala.

En el puesto, si queremos abatir jabalíes tenemos que estar en máxima alerta durante toda la jornada, ya que es costumbre de este suido aparecer cuando menos te lo esperas y por el lugar mas insospechado. El ARRUI, ( Ammotragus lervia) es el último invitado y gran desconocido de nuestra montería. Especie africana introducida en España el 5 de mayo de 1970, ( se trajeron desde Quintos de Mora – Toledo, 5 machos y 4 hembras procedentes del zoológico de Casablanca, Marruecos), su presencia queda delimitada al sureste peninsular, concretamente a la región murciana , ya que fue en Sierra Espuña donde se introdujeron los primeros animales. Posteriormente se creó otra segunda población de arruis en la isla de La Palma en 1972. La adaptación de esta nueva especie fue extraordinaria y en 1977 la población de Sierra Espuña contaba con mas de 300 ejemplares, comenzándose a concederse permisos de caza. En el año 1992 la población era de unos 2.000 ejemplares, pero un brote de sarna diezmó alarmantemente la población. En terrenos privados de la región de Murcia, la caza del arrui viene autorizándose desde la temporada 1987-1988, siendo en la 92-93 cuando se regula su caza cinegética en terrenos privados de caza y terrenos comunes a través de planes técnicos de caza. El arruí es una especie intermedia entre la cabra montés y los muflones. Tiene una apariencia general corpulenta y un pelaje de color rojizo en dorso y flancos que se hace mas blanquecino en el vientre. Tiene una melena de pelos largos y suaves, especialmente llamativa en los machos, que nace en la parte de la garganta llegando el extremo del pelo a alcanzar en ocasiones las pezuñas. Presenta también una corta crin eréctil en la mitad anterior del dorso, aproximadamente desde el cuello hasta la mitad del lomo. Ambos sexos poseen cuernos, siendo en los machos mucho más gruesos y largos. Con respecto a la cuerna, es significativo indicar, el valor añadido que supone la posibilidad de la caza de ejemplares de arruí hembra, que presentan un trofeo de gran tamaño y belleza similar al macho de edad intermedia (hasta 4-5 años).

Otras especies cazables en montería o batida son el CORZO y el LOBO, ambas previa autorización expresa y en determinadas zonas de nuestra geografía, y el ZORRO, especie muy abundante por todo el territorio nacional cuyo trofeo ha comenzado a homologarse en algunas comunidades autónomas de nuestro país.